Página Informativa sobre Nuestra Señora de Guadalupe

 Nuestra Señora de Guadalupe se apareció a San Juan Diego el 9, 10 y 12 de diciembre de 1531.

La imagen que quedó en la tilma de San Juan Diego es la única imagen verdadera de Nuestra Señora de Guadalupe en existencia.

La imagen ha permanecido intacta con toda su vitalidad original durante 486 años. La duración normal de un manto hecho con fibra de la planta gave o maguey es de sólo unos 30 años.

La imagen es una pictografía que podía ser leída y entendida por los indios aztecas.

Nuestra Señora aparece como una hermosa doncella india y reina.

Sus ojos miran hacia abajo con humildad y compasión. Ella es humana, no Dios.

Ella está usando un manto azul verdoso (el color usado por la realeza azteca) cubierto de estrellas.

Las estrellas significan que viene del cielo – la Reina del Cielo. Las constelaciones están en la posición exacta como aparecieron antes del amanecer del 12 de diciembre de 1531.

Su manto es de color rosado o rojo pálido y está cubierto de flores aztecas, simbolizando una princesa azteca.

En el centro de su manto, sobre su vientre, se encuentra una flor quincunce de cuatro pétalos en forma de cruz que es el signo de lo divino y el centro del orden cósmico para el azteca. El bebé de la Virgen, Jesús, es divino y el nuevo centro del universo.

Sus manos se unen en oración y, por lo tanto, ella no es Dios; claramente hay uno más grande que ella y ella señala con el dedo la cruz en su broche.

Sus puños de piel simbolizan la realeza.

Lleva una banda negra de maternidad que significa que está embarazada.

Una cruz negra está en el broche alrededor de su cuello. Esto significa que es seguidora del Dios de los misioneros españoles, de Jesucristo quien murió en la cruz por todos.

Está frente al sol. El sol simboliza al más grande dios azteca – Huitzilopochtli. Ella anuncia a Dios quien es más grande que el dios del sol.

Está con los pies sobre la luna. La luna creciente simbolizaba al dios azteca Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, dios de la luna. Ella lo ha aplastado y derrotado claramente.

Un ángel con alas de águila apoya a la Madre de Dios. El águila era el “ave del sol”.  En la imagen, el águila es el siervo de la Virgen. Ella sostiene su manto con una mano y su túnica con la otra, lo que significa que el hijo que ella lleva es del cielo y de la tierra.

Hasta la fecha la imagen no puede ser explicada por la ciencia.

La imagen en la tilma fué capaz de hacer lo que hasta ese momento los misioneros no fueron capaces de hacer de manera significativa. Es decir, explicar claramente el cristianismo al pueblo indio. La prueba está en el hecho de que después de las apariciones, 8 millones de nativos de México se convirtieron al catolicismo entre 1531 y 1538.

Print Friendly, PDF & Email
Translate »